En la sesión de hoy Wall Street nuevamente alcanzó récord histórico, el Nasdaq y el S&P 500, presentaron ganancias de 0.98% y 0.23% respectivamente, por su parte el índice industrial Dow Jones presentó un retroceso de 0.44% en una jornada mixta para las bolsas americanas.

El catalizador de la sesión que impulsó al índice tecnológico fue el caso de Facebook (FB), la compañía fue exhortada de la acusación de monopolio por un juez, motivó que la llevó a ganar 4.18 %, en contraste el DJI se mantuvo presionado por la caída de Boeing (BA) del 3.39% debido a la negativa por parte de los reguladores para recibir la certificación en sus aviones de largo alcance.


El optimismo del mercado nos estaría indicando de que los inversionistas asimilan de manera positiva el discurso de la Reserva Federal de que la inflación es transitoria y que el banco central estadounidense sigue incrementando el QE, además de la pre aprobación del acuerdo en el estímulo sobre el plan de infraestructura si bien están desestimando aparentemente el alza en los precios, en el fondo sigue habiendo incertidumbre, a pesar de que algunas acciones siguen escalando.


Los bonos del tesoro retrocedieron 3.33% para ubicar en 1.48% el rendimiento en el bono a 10 años, aunque se conserva en un comportamiento lateral desde marzo de este año, lo que supondría desde nuestra perspectiva que los inversores no descartan el temor de mayores presiones inflacionarias.

Por su parte el VIX conservando un piso importante, en velas semanales y mensuales se encuentra consolidando una directriz alcista de largo plazo que se comienza a formar a principios de 2018 y la cual ha respetado y en el caso de confirmarse podría representar un impulso mayor en el índice de volatilidad.

Desde nuestra perspectiva seguimos siendo escépticos con la euforia de los mercados por los factores ya mencionados y a que seguimos observando valoraciones fuera de un rango razonable, sobre todo en las empresas de pequeña capitalización Russell 2000, aunado a datos económicos mixtos que aún no reflejan solidez económica y el riesgo latente de las presiones inflacionarias.