Dentro del contexto económico actual en donde las previsiones de crecimiento cada vez se van acotando más y donde las presiones en precios se mantienen constantes en la mayoría de las naciones, China sobresale por su diferenciación en cuanto a la presentación de indicadores macroeconómicos.

Por un lado, el último dato reportado de inflación fue de 2.5% el cual es un nivel que se encuentra dentro del rango de control de los últimos 25 años. Los picos más altos han llegado del 6% al 8% y los niveles mínimos han variado hasta -2%. Al no tener presiones inflacionarias, China mantiene un margen de acción mayor al resto de los países que se enfrentan a la problemática de precios.

Por otro lado, la tasa de referencia que China mantiene es de 3.7%, estando en niveles más altos que sus similares en otras regiones. Al ubicarse la tasa de inflación cercana al objetivo del Banco Popular de China, el país tiene un margen permisible de continuidad de políticas expansivas para su economía.

Complementando lo anterior, a pesar de la depreciación del Yuan versus el dólar americano que se ha observado en últimos meses cercana al -7%, la balanza comercial sigue siendo superavitaria e incluso ha llegado a máximos históricos en sus márgenes de comercio, lo que resta de igual manera presiones al incremento gradual en precios.

Por lo anterior, las previsiones económicas podrían ligarse al comportamiento del mercado de valores chino en futuros periodos, ya que los resultados empresariales podrían ser respaldados por políticas mayormente flexibles al crecimiento, por lo menos en comparación a las decadentes perspectivas de otras regiones.

Analizando técnicamente al índice FTSE China 50, se puede observar que el precio se encuentra cercano a una directriz alcista de largo plazo próxima a los 13,600 puntos, lo que incrementa probabilidades de futuras subidas. Por otro lado, en el corto plazo, si bien el valor no ha podido superar la fortalecida resistencia en los 14,800 puntos, el precio esta soportando el nivel de retroceso de Fibonacci de 50, y el indicador MACD esta mostrando una reversión al alza desde los valores mínimos.

Índice FTSE China 50

Fuente: elaboración propia a través de la plataforma Meta Trader 4

A pesar de que los niveles de precio en el índice chino no muestran aún rompimientos decisivos que ayuden a identificar un contundente direccionamiento al alza, la coyuntura económica global aporta información para identificar perspectivas de valor en cuando a la reasignación de capitales en esta región.

Sería relevante estar al pendiente de la actualización de datos económicos, así como de las posturas geopolíticas que se vayan estableciendo, debido a que los reacomodos regionales también pueden brindar información clave del cómo se establezca el sistema comercial y financiero en periodos futuros.