La Reserva Federal mantuvo sin cambios la tasa de referencia la cual se ubica de 0% a 0.25%, si bien indicaron que pronto podrían iniciar el tapering, pero sin dar señales claras de cuándo se dará inicio, por lo que continuarán con la flexibilización cuantitativa, sin embargo, el banco central también ha reducido su expectativa para el crecimiento económico.


La expectativa del consenso de los analistas es que a finales de año den a conocer cuando reducirán la compra de bonos. El voto por mantener el nivel de tasas fue unánime por parte de los miembros de la Reserva Federal, sin embargo, hay un debate interno de cuando iniciar con los ajustes en la tasa de interés, algunos miembros apuntan a 2023 y un menor número de integrantes del FOMC se inclinaría por el 2020, pero desde nuestra perspectiva la evolución del aumento de precios podría ser el catalizador para que la FED se anticipe con algún movimiento.


La perspectiva de crecimiento por parte de la Reserva Federal se redujo a un crecimiento de 5.9% contra el 7% que pronosticaban en el mes de junio. Respecto a su proyección para la inflación, el banco central estadounidense pronostica un 3.7% contra su última previsión de 3%, aunque siguen insistiendo en que las presiones inflacionarias se desvanecerán cuando se normalice el problema de las cadenas de suministro.


Los mercados iniciaron de manera positiva, debido a que ayer se dio a conocer un inminente rescate a Evergrande por parte del gobierno chino, en el caso del S&P 500, subiendo más del 1% sin embargo después de conocer el dato de política monetaria, el índice comenzó a retroceder en el intradía más de 30 puntos base, los inversores están asimilando la postura de la FED.