En su comparecencia en el simposio de Jackson Hole el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, sigue ofreciendo un discurso ambiguo, pero con un tono Dovish, si bien menciono que en el caso de que se inicie el tapering lo harían a finales de este año.


Sin embargo, no aseguro que la reducción de la re compra de bonos se realizará y dependerá de los avances sustanciales de la economía, uno de los objetivos trazados por la FED es el pleno empleo, además de que continúan haciendo énfasis de que el alza en los precios de los bienes y servicios es transitoria, por lo que no adelantarían un movimiento en las tasas de interés


La variante Delta del Covid es uno de los riesgos que vislumbra el banco central estadounidense y en caso de que la situación sanitaria agudice, se alejaría la posibilidad de iniciar el tapering y continuarían los estímulos monetarios. Pero algunos miembros de la FES como ya se han pronunciado a favor de que inicie cuanto antes la reducción de la recompra de bonos e incluso mencionan un posible aumento en la tasa de interés antes de lo previsto.


Powell continua sin dejar un panorama claro, si bien la expectativa previa a este simposio era saber de manera contundente cuando el iniciará el endurecimiento de la política monetaria, el mercado asumió su mensaje con un tono blando y el optimismo se hizo presente en los principales índices estadounidenses en donde el S&P 500 y el Nasdaq alcanzaron máximos históricos.

La postura de la Reserva Federal debilitó al índice dólar, experimentando un retroceso que detuvo el repunte que había presentado desde el mes de mayo, la siguiente reunión del banco central será el 21 y 22 de septiembre, creemos que continuarán en la misma línea al menos en la siguiente junta y aún se seguirá postergando el tapering y un posible aumento de tasas.