En esta semana se darán algunos datos relevantes de decisiones de Política Monetaria. El día de hoy, por ejemplo, se espera una subida de 25 puntos base por el Banco de la Reserva de Australia para que la tasa de referencia se coloque en 0.60%. El jueves se presentará el dato para la Zona Euro en donde algunos analistas esperan un incremento de 25 puntos base por parte del Banco Central Europeo. La siguiente semana, en específico el día miércoles 15 de junio, se espera que el Comité Federal de Mercado Abierto de la FED emita la decisión de un incremento en la tasa de referencia de 50 puntos base quedando en un nivel de 1.5%.

Los datos de incrementos se dan en línea debido a que los indicadores de inflación no han cedido con las políticas actuales y se mantienen en niveles muy elevados, afectando así el poder adquisitivo de las familias y habitantes a nivel mundial. La semana anterior, por ejemplo, se actualizó el dato de inflación de variación anualizada para la Zona Euro en su conjunto, el cuál fue de 8.1%. Para algunos analistas los incrementos en las tasas de referencia han sido sumamente mesurados debido a que las presiones inflacionarias se mantienen constantes y no han podido disminuir, presiones provocadas por múltiples variables que se han ido acumulando en el tiempo. Pero, por otro lado, los gobiernos y bancas centrales temen que una política altamente restrictiva de contención de inflación provoque un periodo recesivo de escala global, en donde incluso la mezcla de variables pueda desembocar en un proceso de estanflación.

Los mercados de valores, por su parte, se mantienen con incertidumbre a la espera de datos fundamentales macroeconómicos que permitan visualizar una perspectiva más clara del rumbo de la economía por lo que, se podría inferir, la conformación de carteras de igual manera se encuentra en un periodo de incertidumbre respecto a la decisión de qué activos incluir en las mismas.

El índice S&P 500, por ejemplo, se encuentra respetando un nivel de resistencia importante cercana a los 4,166 puntos y se presenta una reversión hacia un soporte clave de corto plazo en el área aproximada de los 4,072 puntos que, de perforarlo a la baja, incrementaría la probabilidad que el precio se dirija hacia los niveles mínimos de mayo cercanos a los 3,860 puntos.

Por su parte, el índice europeo (Euro Stock 50) se encuentra haciendo un comportamiento similar aguantando un área de resistencia cercana a los 3,840 puntos. El precio ya había roto una directriz bajista de corto plazo y se encontraba con probabilidad de dirigirse hacia sus niveles máximos anteriores, pero la coyuntura macroeconómica complica las perspectivas de los mercados accionarios. Por otro lado, los incrementos graduales en los niveles de renta en papeles soberanos comienza a volverse más atractiva, lo que presiona el replanteamiento en la composición de carteras para los inversionistas. A pesar de lo anterior, es importante mencionar que el precio del índice no ha perdido su directriz alcista de corto plazo con acumulación de mínimos ascendentes.

Lo importante sería mantenerse al tanto de los datos económicos que se vayan presentando, así como del comportamiento referente a rompimientos de niveles clave en los índices de valores de mayor interés.