El contexto actual se mantiene en constante incertidumbre en la mayoría de los mercados financieros. Perspectivas económicas decadentes, tensión geopolítica constante, así como datos económicos presentados que implican una coyuntura negativa han afectado los precios de diversos activos de una forma generalizada.

Activos que históricamente se han considerado como refugio tales como el Oro, el Franco suizo, el Euro o el Yen japonés, incluso, han tenido depreciaciones considerables en lo que va del presente año. El único activo considerado como refugio que ha tomado fuerza en los últimos meses es el Dólar estadounidense acumulando aproximadamente un 9.7% de apreciación en su índice de referencia.

Los siguientes gráficos son algunos ejemplos de lo anteriormente mencionando. La paridad EUR/USD acumula una disminución aproximada de -8% en el year to day, el Oro (XAU/USD), por su parte, tiene una disminución de -0.5% en lo que va del año encontrándose en un periodo de indecisión entre fuerzas de compra y de venta. Ambos activos coinciden en que les precede una directriz bajista de corto y mediano plazo, la cual no han podido superar en últimos meses pero, por otro lado, en ambos casos los precios mantienen aun soportes de largo y mediano plazo de gran relevancia.

Por otro lado, para el caso del Índice dólar (el cual se puede analizar a través del activo Small US Dollar, SMALL_SFX), se puede observar un comportamiento claro de mínimos crecientes en donde el precio ha respetado la directriz alcista en sus puntos bajos y los indicadores MACD y RSI muestran aún impulsos crecientes con un ligero sesgo de sobrecompra para el caso del RSI.

El comportamiento de impulso del Dólar puede explicarse debido a los incrementos graduales que se han dado en la tasa de interés de referencia de EE. UU., así como por los movimientos futuros de dicho indicador que ya se han estado descontando por la consideración del discurso de los líderes de su Banca Central, en donde prácticamente han adelantado que su visión en cuanto a sus decisiones será de tipo Hawkish debido a las presiones inflacionarias que se han presentado en últimos periodos. Precisamente el día de hoy (15 de junio) se dará la decisión de Política Monetaria a través del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la FED.

Es importante estar atentos a la decisión ya que, a pesar de que se espera un incremento de 50 puntos base, el dato puede superar las expectativas hacia 75 puntos base de incremento debido a las altas presiones en los precios anteriormente mencionadas. La decisión del indicador puede impactar en gran medida en diversos mercados debido a lo endeble en la confianza de diversos inversionistas por la coyuntura actual.