Considerando las complejidades macroeconómicas globales actuales, se puede observar la sinergia en la cual gran mayoría de bancas centrales comienzan un comportamiento de subidas de tipos de interés en la búsqueda generalizada de contención de la inflación. Las presiones en precios comienzan a mermar el poder adquisitivo de los ciudadanos en general en diversas regiones del mundo, lo que pone en riesgo que se genere una situación descontrolada de crisis social entre mayor sea el impacto en las familias respecto a su economía y bienestar.

El Banco Central Europeo (BCE) ha sido una de las últimas instituciones de control monetario en hacer movimientos, pero el jueves 21 de julio realizó el primer incremento de 50 puntos base desde el año 2011, después de haber mantenido los tipos de referencia en 0% a partir del año 2016. El aumento esperado era de 25 puntos base, pero debido a que los indicadores de inflación no ceden los líderes de la banca central decidieron llevar a la tasa a 0.50%. La siguiente imagen describe el comportamiento histórico en las decisiones de política monetaria de los últimos 25 años.

Tipos de referencia en la Zona Euro a partir de 1999

Fuente: imagen tomada del portal Tradingeconomics.com

El movimiento es relevante debido a que refleja un punto de inflexión en la visión del Banco Central Europeo hacia políticas restrictivas después de un amplio periodo de incentivos monetarios para el crecimiento de su economía.

Lo delicado en la región es que los márgenes de acción en cuanto a políticas monetarias y fiscales son muy acotados, lo que empuja de alguna manera a que se ejerzan presiones a ciertos factores económicos y de mercados. Por lo anterior, el BCE esta adoptando medidas complementarias como la aprobación del plan anti-fragmentación, con nombre oficial de Instrumento de Protección de la Transmisión (TPI), el cual se trata de un instrumento a ser usado en un momento excepcional para los países de la región, en donde el Banco Central Europeo será quien determine en qué momento y a qué países se aplique de acuerdo con palabras de su presidenta Christine Lagarde. La elegibilidad de naciones en las que se podría aplicar la herramienta sería a través de cuatro vertientes: 1) no estar sujeto a un déficit presupuestario excesivo; 2) no tener desequilibrios macroeconómicos severos; 3) que el nivel de endeudamiento sea sostenible; 4) que las políticas macroeconómicas del país estén bajo las recomendaciones de las instituciones europeas. De cumplir los requerimientos, se podrían ejecutar compras de títulos soberanos de largo plazo para disminuir las presiones en salidas de flujos respecto a las obligaciones adquiridas por los procesos de financiamiento de los países.

Comportamiento de la paridad EUR/USD

El par EUR/USD se encuentra atrapado en una fase de consolidación de corto plazo después de que el BCE realizó el incremento en los tipos de referencia, pero a la espera de la decisión de política monetaria de la Reserva Federal en EE. UU. el próximo miércoles 27 de julio, en donde se espera una subida en los tipos de 75 puntos base, lo que brindaría fortaleza a la apreciación del dólar americano. La paridad mantiene su tendencia bajista de largo plazo mientras se aprecia alta sensibilidad a los aspectos fundamentales.

Paridad EUR/USD

Fuente: realización propia a través de la plataforma Meta Trader 4

Sería relevante estar pendientes de los datos económicos que se vayan presentando para poder hacer conjeturas de valor en un contexto de amplia incertidumbre a escala global.