Las tensiones geopolíticas incrementan luego que Occidente declarara que el país de Rusia había caído en default en sus obligaciones de bonos. El país ruso había tenido complicaciones en los pagos debido al conflicto bélico que a la fecha continua contra Ucrania. La situación puntual es que, había un monto de 100 millones de dólares en intereses referenciados a dos bonos, uno con pagos en dólares estadounidenses y otro en euros. Para el 27 de mayo el pago de intereses debía haberse realizado, pero hubo un desfase por la coyuntura vigente, la situación de disputa es que el pago de intereses tiene un periodo de gracia de 30 días que se concluyó el domingo 27 de junio, por lo que comenzaron las acusaciones de default.

El punto a analizar es el referente a la respuesta por parte de los responsables rusos, quienes explican que ellos tienen el efectivo suficiente para pagar e incluso mencionan ya han realizado los pagos a su Depósito Nacional de Liquidación, pero también reclaman que el bloqueo de transacciones financieras internacionales que les han impuesto, dentro de los múltiples de paquetes de sanciones aplicados, es lo que impide que los pagos se estén realizando de una manera correcta (con información de Reuters 2022). El país de Rusia comienza a analizar alternativas en cuanto a la búsqueda de instituciones que sean las encomendadas de tratar de realizar las transacciones de pago, pero enfatiza a los tenedores de bonos que los fondos de pago están disponibles y esta situación es una consecuencia de las múltiples sanciones recibidas por parte de Occidente.

El hecho anterior incrementa en gran medida las tensiones geopolíticas debido a las consecuencias diplomáticas implícitas que se vayan ejecutando. A pesar de lo anterior, el Rublo ruso no tiene una reacción de consideración por lo que esta aconteciendo. Como se puede observar en el gráfico de la paridad USD/RUB, hay un incremento aproximado del 1.5% de alza mientras el valor sigue respetando una resistencia de corto plazo, pero aún no hay un contundente regreso. Los osciladores técnicos de RSI Y MACD prácticamente se mantienen en niveles de sobreventa sin mostrar algún regreso significativo o fortaleza de compra que deprecie el rubro en el tiempo. Cabe destacar que la fortaleza del Rublo se puede explicar en gran medida por las estrategias intervencionistas de la nación, aunque los movimientos de apreciación que ha tenido la moneda la mantiene como la divisa de emergentes de mayor recuperación en periodos trimestrales acumulados, incluso desde el inicio de la pandemia por Covid 19, rompiendo paradigmas que por décadas se habían mantenido en cuanto a los controles impuestos por economías desarrolladas.

Analizando el petróleo Brent, que es un activo que ha mostrado alta sensibilidad a las tensiones geopolíticas, se puede observar una apreciación el día de hoy relevante del 3% aproximadamente, en donde el valor esta superando una resistencia importante de corto plazo y los indicadores RSI y MACD agregan probabilidad respecto a un cambio en la dirección, mostrando una reversión al alza de mayor contundencia en el caso de que el cierre de la vela mantenga las dimensiones que hasta ahora se observan en el intradía.

Sería interesante seguir pendientes de los siguientes movimientos diplomáticos y decisiones entre las partes para poder visualizar el impacto en los diversos mercados, considerando el tema geopolítico como un referente importante por las implicaciones geoestratégicas a nivel global.